Resfrío en bebés y niños, signos de alarma

13

El resfrío común o rinofaringitis aguda constituye la infección respiratoria más frecuente en pediatría. Conozca los síntomas que obligan a consultar en Urgencia.

Su etiología es principalmente viral, en donde toman importancia el Rinovirus, algunos Coronavirus y el Virus Respiratorio Sincicial (VRS).

El período de incubación de estos virus es relativamente corto, incluso de algunas horas, manteniendo la sintomatología de secreción nasal, tos seca y estornudos hasta por 7 días.

La transmisión se produce por vía aérea desde un menor sintomático o portador hacia el susceptible, que es principalmente el menor de 2 años asistente a jardín infantil.

Cuadro clínico

En lactantes se presenta principalmente con obstrucción nasal que puede llegar a ser de gran cuantía, semejando un cuadro respiratorio bajo, con dificultad respiratoria. A esto se asocia fiebre que puede ser alta, tos seca, irritabilidad, decaimiento.

La secreción nasal inicialmente es acuosa, pudiendo en el curso de la infección cambiar su aspecto a mucosa y mucopurulenta, lo que no implica sobreinfección bacteriana del cuadro.

El cambio en el tránsito intestinal y el número de evacuaciones diarias puede aumentar.

Los síntomas pueden progresar hacia tos de características más productivas y aparecer otros síntomas acompañantes, como disfonía.

En el examen físico de los niños aparece congestión faringea, timpánica y nasal, con examen pulmonar normal, pudiendo auscultar ruidos de transmisión vía aérea alta.

Hay que considerar que en las infecciones por VRS, el cuadro clínico comienza con síntomas respiratorios como los descritos, produciendo posteriormente tos de mayor cuantía y dificultad respiratoria obstructiva, por lo que el seguimiento y control de los pacientes en los períodos de mayor transmisión de VRS es un elemento central.

14
Síntomas y signos de alarma que obligan a consultar en Urgencia:

1-Fiebre de más de 72 horas de evolución.

2-Prolongación más allá de los 7 días de la etapa mucopurulenta de la secreción nasal, lo que puede traducir el inicio de una Sinusitis aguda.

3-En niños mayores el dolor de oídos referido a los padres obliga a descartar una otitis media aguda.

4-Aparición de tos de gran cuantia, accesos de tos con cambio de coloración de piel o pausas respiratorias en lactantes pequeños.

5-Persistencia o agravamiento de los síntomas más allá del 5-7 día de evolución.

Tratamiento

El manejo tiene como objetivo principal el alivio de los síntomas asociados a la infección.

Un eje central lo constituye la buena hidratación del niño, siendo en esta etapa aguda de sintomatología, más importante que la tolerancia a la alimentación sólida.

El adecuado aseo nasal, permanente, se realiza con soluciones de suero fisiológico disponibles en el mercado, lo que permite el alivio de la obstrucción alta.

El manejo antipirético es importante, el que considera medidas físicas como el desabrigo, adecuada hidratación y medidas farmacológicas de control temperatura.

El uso de descongestionantes alivia en forma parcial y transitoria los síntomas, principalmente las primeras 72 horas, por lo tanto más allá de este tiempo no debiesen ser ocupados, por los efectos secundarios que estos fármacos tienen, sobre todo en el menor de 1 año.

¿TE SIRVIÓ ESTA INFORMACIÓN?

Si es así, comenta y dinos como te fue.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s